Un temporal de lluvia, viento y granizo azotó el conurbano bonaerense

Ocurrió en la madrugada del domingo. La furia climatológica, desatada entre las 3 y las 6.30, produjo voladuras de techos, derrumbes, anegamientos de barrios enteros y evacuados. Además, se cobró la vida de un padre y su hijo.

30/04/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
PALABRAS CLAVES

Vecinos de varios distritos del oeste se despertaron en el medio de la noche alertados por un vendaval de tormenta eléctrica, vientos y granizo que causó serios destrozos en distintas localidades de los partidos de La Matanza, Merlo, Morón, Hurlingham y Tres de Febrero, entre otros.

El hecho de mayor trascendencia se produjo en Caseros donde Alejandro Apud y su hijo Abel perdieron la vida al entrar en contacto con una puerta de chapa electrificada en el patio de su casa. El hombre de 42 y el menor de 7 son hasta ahora las víctimas fatales confirmadas pero no se descarta que haya más.

En La Matanza, los barrios Los Álamos, San Pedro de Virrey del Pino y Altos de Laferrere quedaron bajo el agua y sus habitantes debieron ser evacuados. En tanto, en Ramos Mejía, un conductor casi muere ahogado tras caer con su auto en las obras de entubamiento del Arroyo Maldonado.

Además, en el cruce de la avenida General Paz y Mosconi, en Lomas del Millón, se desplomó un cartel publicitario de gran tamaño causando daños en un garaje y una vivienda. Los vecinos relataron que pasadas las 4 del domingo la estructura metálica cedió ante las ráfagas y cayó generando un gran estruendo.

Por otra parte, en Morón el fuerte viento produjo el derrumbe de la Escuela Nº5 de El Palomar, ubicada en la intersección de Madariaga y Matienzo. Allí, el techo del edificio se desprendió y la planta alta quedó destrozada. Autos y casas de la zona también sufrieron daños.

En Merlo, hubo destrozos por caída de árboles sobre autos y viviendas, voladura de techos de inmuebles y en una cochera donde 18 autos quedaron atrapados bajo la estructura. Además se anegaron calles y hubo numerosos evacuados además de cientos de vecinos sin servicio energético.

En menor escala de daños, en Hurlingham, más precisamente en los barrios El Progreso, 2 de Abril y El Libertador, se volaron los techos de cuatro casas y cayeron una veintena de árboles y ocho postes.