Un policía fue detenido por disturbios tras ser víctima de viudas negras

El efectivo y su compañero, ambos pertenecientes a la Policía Local de Berazategui, sufrieron el robo de sus pertenencias tras pasar una noche con dos mujeres. Luego, al querer hacer justicia por mano propia, fue detenido por generar un escándalo en la vía pública.

23/01/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
PALABRAS CLAVES

Los dos agentes, de 24 y 26 años respectivamente, estaban de franco y habían pasado varias horas con dos chicas en un encuentro íntimo que se dio en el domicilio de uno de ellos. Luego de la fiesta, cerca de las 8 de la mañana, las llevaron hasta el cruce de las calles Gorriti y Río Negro, en el barrio Villa del Plata, de Florencio Varela, y las despidieron.

Posteriormente, cuando regresaron al lugar en donde habían pasado la noche, advirtieron que les faltaban algunos objetos de valor, entre ellos los teléfonos celulares, alhajas y otros elementos. Rápidamente, decidieron regresar a la misma esquina en la que habían dejado a las chicas y comenzaron a provocar disturbios.

El más joven, en notable estado de ebriedad, perdió el control y comenzó a gritar y a golpear las rejas de las viviendas para intentar recuperar sus cosas, sospechando inútilmente que en alguna de las propiedades de la zona podrían encontrarse las presuntas ladronas. Incluso, llegó a romper el vidrio de un vehículo que estaba estacionado en el lugar, mientras su colega intentaba calmarlo.

Los vecinos, alertados por la situación, decidieron llamar al 911. Cuando la policía arribó al lugar decidió detener a los compañeros de diversión y trasladarlos a la Comisaría 3° de Florencio Varela. El agresor quedó detenido por varias horas, mientras que su amigo realizó la denuncia del robo y se retiró del lugar.

Por los hechos, se inició una causa que recayó en la Unidad Funcional de Instrucción N° 11 de Florencio Varela. Desde la fuerza analizaban sanciones contra el oficial de la Policía Local de Berazategui, que podría ser desafectado de la fuerza.