Un histórico club de Tapiales no sabe cómo hacer para pagar las boletas

La entidad destina, sólo en servicios públicos, 100 mil pesos por mes y tiene ingresos por cuota social de 35 mil pesos. Su presidente, Horacio Mastrolía, lamentó que el Gobierno “no le dé importancia a un club que reúne a toda la familia”.

02/10/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

La Matanza

PALABRAS CLAVES

Una complicada situación afronta el Centro Cultural y Recreativo Juventud de Tapiales, ubicado en Curapaligüe 1246. Es que acaba de recibir una factura por el servicio de gas con vencimiento el 5 de octubre por más de 56 mil pesos.

La inusitada cifra se corresponde el consumo utilizado para climatizar el natatorio en el que cientos de vecinos realizan la actividad. De acuerdo a las declaraciones de Mastrolía, el periodo anterior el monto fue de 47 mil pesos y para pagarlo accedieron a un financiamiento en seis cuotas.

El presidente de la institución precisó a Diario Popular que “sumando las facturas de agua, luz y gas” el club abona “por mes alrededor de 100 mil pesos y los ingresos por cuota social oscilan entre 30 y 35 mil pesos”.

“Lamentamos que no se le dé importancia al club de barrio, que es muy especial porque reúne a toda la familia, permite a los chicos y jóvenes practicar deportes. Y le sumamos la biblioteca, por la que pasaron la mayoría de los profesionales de nuestra ciudad”, expresó.

En cuanto a percibir ayuda por parte del Gobierno, Mastrolía aseguró que luego de gestiones se logró que la Secretaría de Deportes de la Nación “se haga cargo del pago del 40 por ciento del importe de las facturas”. “Pero no es inmediato. Tenemos que enviarles las boletas, y después de un tiempo nos envían el importe”, lamentó.

“En el caso de la luz -añadió- tenemos 3 medidores: uno para las dos pistas, otro para el natatorio y un tercero para la biblioteca, que con 40 mil libros es una de las más importantes del distrito. Recibíamos un subsidio, pero hace 2 años se interrumpió”, informó.

La principal preocupación de los dirigentes y de toda la comunidad es que al no poder pagar las empresas corten los servicios, situación que imposibilitaría continuar con muchas de las actividades.