Un fallo ejemplar

19/08/2016
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
PALABRAS CLAVES

Por Pedro Bussetti*

Contra todo lo que se venía diciendo con anterioridad a lo ocurrido ayer sobre los aumentos en las tarifas de gas, donde el panorama parecía oscuro y todos preveían un guiño al Gobierno Nacional, los jueces emitieron un fallo ejemplar.

No solo es bueno para nosotros, las organizaciones que peleamos día a día por estas causas, sino para todos los ciudadanos que a lo largo y ancho del país salieron a la calle en los últimos meses y manifestaron su rechazo, a viva voz. Ese grito que se tradujo en los 44 fallos de jueces federales contra la suba y en el dictamen reciente de la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

Lo ejemplar del fallo recae en varias aristas. En primer lugar, porque se hace eco de las demandas de la sociedad y en segundo lugar porque ratifica los criterios que veníamos sustentando las asociaciones y la doctrina jurídica sobre las tarifas justas y razonables, es decir, tarifas que reflejen las diferentes condiciones económicas de quienes tienen que pagarlas.

A su vez, la resolución confirma las reglas del juego. Las audiencias públicas son obligatorias y nadie, ni si quiera el Gobierno mismo, puede pasarlas por arriba. Para hacer su jugada, que implica aumentar las tarifas, tiene que pasar primero por el casillero de las audiencias, lo que implica hacerlo con seriedad y con la participación plena de usuarios y todos los interesados en asistir. De esta manera, la Corte le dice a los funcionaros que no es mecanismo burocrático que se debe cumplir como formalidad sino que debe hacerse porque así lo establece la Ley.

Hacerlo con seriedad es discutir todo y los jueces lo reafirman. La tarifa debe analizarse de forma integral, esto significa que en el debate se especifiquen los costos de la extracción del gas en boca de pozo, del transporte y de la distribución. Esto era lo que el Gobierno quería evitar y quedó en evidencia cuando desde el Poder Ejecutivo sostuvieron que en las audiencias públicas solo se podían tratar los gastos de trasporte y distribución. El valor que se paga por el gas en boca de pozo integra la tarifa y, por lo tanto debe, ser tratada junto con los otros dos elementos que la integran.

Respecto a la falta de posicionamiento sobre las pymes, comercios, industrias y clubes de barrio, la Corte lo explica bien. El sector es heterogéneo y algo que es diferente no puede tratarse por igual. Por ello queda librado al accionar particular. Nosotros, que venimos trabajando con ellos y creemos que deben ser reivindicados en cuanto a la nulidad del aumento tarifario, vamos a realizar recursos de amparo para que desde cada institución podamos recurrir a la Justicia.

Sin dudas, el próximo desafío es la luz. De acuerdo a los que dijeron en conferencia de prensa el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, no tienen otra opción más que llamar a la audiencia pública para tratar el tema de luz. La situación es muy similar a la del gas y con un fallo de la Corte y otro de la jueza Martina Fons, la marcha atrás está asegurada… una vez más.

*Presidente de Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO).