“Si no hay condenas severas, no va a haber respeto”

Así lo expresó Cecilia Figueroa, madre de Lisando Baladán, en un nuevo comienzo del juicio que investiga su muerte. El niño de 8 años falleció tras ser atropellado por Diego Gerbautz, que circulaba en contramano, en Ciudad Madero. Al mismo tiempo, valoró que la Justicia decidiera retomar el juicio.

10/08/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

La Matanza

PALABRAS CLAVES


Luego de la nulidad del juicio, debido a que la magistrada Liliana Logroño pidió licencia psiquiátrica por tiempo indeterminado, el Tribunal Oral en lo Criminal N° 3, de San Justo, dio comienzo a un nuevo proceso contra el conductor que provocó la muerte de Lisandro.

De esta manera, luego de la correspondiente feria judicial, se volvieron escuchar los alegatos de testigos de ambas partes, de los peritos y los médicos forenses. Esta situación volvió a remover las heridas de la familia, ya que debieron escuchar, en detalle, las causas del deceso del niño.

A la espera de la lectura de los alegatos, que ocurrirá este viernes, y en el marco del proceso judicial en el que se pidió una pena por “homicidio con dolo eventual”, Cecilia Figueroa expresó, en diálogo con SN Online, lo que espera en esta ocasión: “Que se haga justicia, que sea una condena ejemplar, para que los asesinos al volante no piensen que no les va a pasar nada”.

“Hay un montón de cosas que tienen que cambiar. Tiene que demostrarse que el dinero no les va a servir para nada y que la Justicia no va a actuar para ellos”, manifestó con dolor. Al mismo tiempo, pidió rigor en la sentencia argumentando que “si no hay condenas severas, no va a haber respeto”.

Por último, añadió, en referencia a la muerte de su hijo, que “la condena” de ellos “es perpetua y real”, por lo cual, espera que el día de la sentencia Gerbautz salga del recinto esposado.

Cabe destacar que el juicio fue suspendido en cuatro oportunidades donde, en varias ocasiones, la defensa pidió licencias para rearmar estrategias, mientras que en otras, los magistrados alegaron enfermedad. La última interrupción terminó anulando el proceso.