Señalizarán una nueva esquina de la memoria en San Antonio de Padua

Será para homenajear en recuerdo de tres vecinos del distrito desaparecidos por las fuerzas durante la última Dictadura Cívico-Militar.

24/01/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

Viví el Oeste

MAS INFO SOBRE...

Merlo

PALABRAS CLAVES

El próximo jueves 25 de enero a las 18 colocarán una placa en la esquina de Los Aromos y Noguera, en la mencionada localidad merlense, donde vivieron y de donde fueron secuestrados el 17 de octubre de 1979 Marcela Molfino y Rubén y Guillermo Amarilla, luego de escapar amenazados desde la provincia de Chaco.

Sus historias

La primera, nació el 15 de noviembre de 1952. Cuando ella era muy pequeña, su familia se radicó en la provincia de Chaco. A finales de los años 60 comenzó la carrera de Filosofía y Letras en Universidad nacional del Nordeste, donde comenzó a interesarse por la política. A principios de los 70 Marcela ya era militante estudiantil proveniente del peronismo de base. Allí conoció a Guillermo Amarilla con quien se casó en 1973.

Guillermo nació el 25 de enero de 1950 en Resistencia. Inicialmente militó en el Integralismo en Resistencia y, en 1969, se incorporó a la Juventud Peronista, hasta convertirse, posteriormente, en delegado de la JP Regional. En 1975 la pareja debió abandonar el Chaco por amenazas de La Triple A. Se exiliaron y en mayo de 1979 se instalaron en San Antonio de Padua.

Por su parte, Rubén Darío Amarilla nació el 11 de febrero de 1955 en Resistencia. Trabajó como empleado administrativo en el sindicato de Artes Gráficas del Chaco, que funcionó también como un centro de reunión entre obreros y estudiantes desde 1970 hasta 1972. Se casó en 1974 con Susana Hedman con quien tuvo dos hijos, Mariano Andrés y Mara Valeria. Militaba en la Juventud Peronista.

En 1976, debido a amenazas y persecuciones, la familia de Amarilla se trasladó a Buenos Aires donde trabajó como fotógrafo e integró Montoneros. Luego de varias mudanzas en 1978 termina viviendo en San Antonio de Padua. Desde su casa ubicada en Los Aromos N° 350 recibieron a varios militantes del Chaco e incluso a personas que pertenencia a las Ligas Agrarias. En 1979 alojaron a Guillermo Amarilla y Marcela Molfino.

El 17 de octubre de 1979. Guillermo es detenido en la calle en horas del mediodía. Horas más tarde, cerca de las 18, un grupo armado compuesto por agentes de la Policía de Buenos Aires, de la Policía del Chaco e integrantes del Ejército o Gendarmería se presenta en su domicilio. Rubén estaba cortando el pasto, solo Susana logra escapar.

Los cincos hijos de ambos matrimonios, junto con Rubén y Marcela son llevados en un camión. Posteriormente la vivienda es desmantelada, ametrallada y saqueada. Marcela estaba embarazada en el momento del secuestro y dio a luz a, Guillermo su cuarto hijo en Campo de Mayo, el nieto recuperado 98.