"Quieren que entren productos importados en detrimento de los nacionales"

El dirigente de la Agrupación Gelbard y representante de la CGRA, Ariel Aguilar, cuestionó los tratados de librecomercio que discute el Gobierno con la Unión Europea, porque según informó se "les exige a los legisladores que se vote todo a libro cerrado". Además, explicó que la idea del Gobierno es aplicar la ley de libremercado "como si todos compitieran en las mismas condiciones, pero eso no es así".

16/11/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Nacionales

PALABRAS CLAVES


Con la mirada atenta y crítica de los representantes de las PyME, el Gobierno impulsó una serie de proyectos que promueven el librecomercio y que considera complementarios de la Reforma Laboral y determinantes a la hora de ordenar la economía, generar inversiones y favorecer a varios sectores, que exhiben ventajas comparativas con la producción europea. 

"Europa nos pide que bajemos los aranceles a la mitad", pero en realidad lo que sucede en los hechos "es que promueven la entrada de más productos importados en detrimento de la industria nacional", explicó Ariel Aguilar, el representante de la Confederación Empresaria de la Argentina (CGERA), a SN Online

En ese sentido, el dirigente explicó que el objetivo de Cambiemos es favorecer a los grandes productores agropecuarios: "Si Europa nos pide que bajemos esos aranceles a la mitad, lo que va a suceder es que van a entrar más productos importados en detrimento de la industria nacional, todo a cambio de vender más productos agropecuarios". 

Para Aguilar, la decisión política del Gobierno es avanzar en la aprobación de los tratados de librecomercio, sin embargo lo "determinante, es saber en qué términos vamos a comerciar, cuáles son las condiciones de esos acuerdos, porque siempre se utiliza mucho la palabra PyME; se dice lo interesante que esto va a ser para las PyME porque vamos a vender nuestros productos en cualquier lugar del mundo, pero eso lo podemos hacer en la actualidad con el mercado electrónico". 

La idea, en lo teórico, es fomentar la competitividad y la eficacia de los empresarios como si no existieran "asimetrías", pero según argumentó Aguilar, la mayoría de los países con cierto desarrollo "apuestan a sus industrias", mientras "países como el nuestro que por ahí no apuntan a la industrialización" terminan destruyendo sus capacidad productiva como consecuencia de las inequidades en las condiciones de producción.   

En las primeras reuniones realizadas en el Congreso, lugar en el que se deben debatir, aprobar o rechazar los acuerdos, la gran mayoría de las cámaras empresariales presentes, desde metalúrgicos hasta electrónica, "no saben qué se está discutiendo" por consiguiente, coinciden en que un acuerdo de este tipo no debe aprobarse "como un paquete cerrado", señaló el dirigente.

"El problema es que los senadores tienen que decidir a libro cerrado lo mismo que los diputados, por eso hubo muchos reparos en la mayoría de los sectores productivos", salvo "los empresarios ligados al campo y al biodiesel que plantearon que los tratados son positivos para la Argentina", afirmó.

Por último, Aguilar advirtió que no es conveniente el apuro que muestra el Gobierno: "Yo creo que si siguen en esta apertura boba, las importaciones van a seguir invadiendo el mercado, como ahora. Hoy los números están dando que sigue subiendo el nivel de ingreso de las mercaderías del exterior, que el mercado interno sigue cayendo, que las tarifas siguen subiendo y afectan los costos, y ese es el panorama que tenemos la mayoría de las pequeñas y medianas empresas".