Policías entraron a una escuela y detuvieron a un alumno

Ocurrió en la Escuela Normal Mixta (ENAM), donde un uniformado habría ingresado sin autorización y detenido a un estudiante menor de edad. En estos momentos los directivos del colegio están reunidos con los padres y autoridades policiales.

17/05/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Lomas de Zamora

PALABRAS CLAVES

"Me había rateado de la escuela, con 3 amigos y nos quedamos por la calle Vergara, en Banfield. Como teníamos una bebida alcohólica, vimos un policía corrernos y salimos a correr”, contó el propio joven en su cuenta de Facebook.

“El pánico surgió cuando el policía nos empezó a disparar, a gritar y a perseguir. Nos escondimos atrás de un vehículo, porque estábamos aterrados por lo que sucedía y cuando vimos todo más despejado, corrimos hacia un kiosco, en el cual yo me quedé y ellos tomaron otro camino”, continuó.

“Al llegar a la calle Uriarte me frenan los policías, me interrogan, llaman más policías y me empiezan a amenazar. Decían que yo y mis amigos teníamos armas y que habíamos cometido un delito, cosa que no fue así, me empezaron a amenazar de que con mi apariencia en la cárcel no iba a durar nada, que iba a hablar o me iban a torturar, me quisieron golpear, me retuvieron las cosas las cuales no había nada sospechoso”, precisó la víctima.

No conformes con la intimidación, “me subieron al patrullero y me obligaron a llamar a mi amigo, para rastrearlos. Me detuvieron y al llegar a donde ellos estaban, mi colegio (ENAM), los persiguieron hasta dentro de la institución, con las armas desenfundadas y agrediendo compañeros”.

“Automáticamente cuando me vieron, todos los compañeros de mi escuela y otros hicieron escándalo, porque obvio, no pueden llevar preso a un menor de edad. A la fuerza, mis compañeros rompieron la ventana, me sacaron y entramos al colegio. Yo y mis amigos hablamos con el fiscal, directivos, la defensora de menores”, acusó.

En estos momentos, los directivos del lugar mantienen una reunión con los padres de los chicos y autoridades de la fuerza.