Piden agravar los cargos del efectivo que mató a una oficial en un entrenamiento

Yanina Giménez, oficial de la Policía Local de Lanús, recibió un disparo letal en el pecho durante maniobras que simulaban el accionar de la fuerza. El responsable es Gustavo Serrano, subjefe de la comisaría de Turdera, con 15 años en la fuerza bonaerense.

09/01/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

911 Online

MAS INFO SOBRE...

Lanús

PALABRAS CLAVES

El agente, que olvidó registrar la recámara de su pistola reglamentaria y no advirtió que tenía una bala lista, duerme todas las noches en su casa junto a su familia, ya que la Justicia lo imputó por “homicidio culposo” y lo benefició con la prisión domiciliaria.

Ante esta situación, Andrea, madre de la víctima pide que la justicia cambie la carátula para que Serrano cumpla la condena en prisión. “Para nosotros no se trató de un accidente, sino de un asesinato con alevosía, porque él podría haberle disparado al aire, a una pierna, a cualquier lado, pero prefirió apuntarle al pecho”, lamenta.

Aquel fatídico día, Yanina cumplía la segunda jornada de reentrenamiento en el predio que la Policía Local tiene en Gerli. Durante la recreación de una entradera, la joven de 22 años, asumió el papel del delincuente que toma un rehén y Serrano el del policía que debía actuar.

El experimentado agente disparó contra el pecho de Yanina, que no contaba con un chaleco antibalas, por la simple razón de que no era necesario, y fue herida de gravedad. La mujer fue trasladada por sus propios compañeros al centro de salud más cercano donde finalmente murió.

Es por ello que la familia también apunta contra la fuerza asegurando que el Centro Provincial de Formación y Capacitación de la policía bonaerense, donde ocurrió la tragedia, “no era seguro para realizar un entrenamiento de ese tipo”.