Padece cáncer y su obra social dejó de atenderlo: pide ayuda para continuar su tratamiento

Se trata de un vecino de Ituzaingó que perdió su trabajo y le negaron cubrirle la medicación y la atención. El próximo 10 de marzo debe aplicarse una inyección clave para su enfermedad. Pide ayuda a la comunidad.

06/03/2020
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Ituzaing

PALABRAS CLAVES

Carlos Verón, de 56 años y vecino de Ituzaingó, padece un cáncer de próstata pero, tras quedarse sin trabajo, la obra social le negó la cobertura y, en consecuencia, no pudo seguir adelante con su tratamiento oncológico. Recorrió varios hospitales públicos, pero no logró que lo atiendan. “Nuestra situación es complicada porque estamos sin trabajo, alquilamos y padecemos muchos problemas económicos”, lamentó Romina, su pareja.

El próximo 10 de marzo, Carlos necesita aplicarse una inyección de bicalutamina 150 mg y leuproline 22,5, para evitar que su enfermedad progrese, pero el valor de ese tratamiento es mayor a los 50 mil pesos, suma inaccesible para la familia.

Verón quedó desempleado meses atrás y, en pleno tratamiento oncológico, la obra social (OSPE) dejó de cubrir su atención y medicación. Además, por un inconveniente burocrático con el ANSES, que no le efectuaron ni entregaron la baja en la obra social, desde los hospitales públicos se niegan a atenderlo.

En diálogo con SN Online, Romina contó: “Fuimos al Roffo y nos cobraron un bono de casi 500 pesos, pero nuestra situación es complicada ya que padecemos muchos problemas económicos. Nos costó juntar el dinero para esa atención y cuando pagamos se negaron a atenderlo porque alegaban que no está dado de baja en la obra social”. “Tratamos de explicar que necesitamos urgente la atención, pero no fuimos escuchados y debimos retirarnos”, agregó.

Según relató Romina, al día siguiente fueron al Hospital Posadas, pero, también, se negaron a a atenderlos. “Ni siquiera quisieron escuchar nuestro pedido de ayuda”, lamentó. Y agregó: “Carlos necesita ser atendido, su vida depende de esto y desespera que nadie nos escuche. Él necesita con urgencia esta medicación”.

La pareja de Carlos también contó que pudieron dialogar con representantes de la Defensoría del Pueblo de Ituzaingó y les dijeron que intentarían conseguir el medicamento que tiene que aplicarse en los próximos días, pero no le garantizaron que sería efectivo.

Respecto a la enfermedad que padece su pareja, detalló: “Empezó con cáncer de parótida en 2018, fue operado, al año le detectaron cáncer de próstata y ya estaba afectada la parte ósea con el esternón comprometido y varios huesos de la columna vertebral”.

Desde ese panorama, Carlos cada tres meses tiene que inyectarse leuproline 22,5 que es un inhibidor hormonal que impide que la enfermedad avance.

“Ya no sabemos qué camino tomar, a quién acudir. Desde ANSES nos dicen que la negativa puede tardar hasta tres meses en salir, pero no tenemos ese tiempo necesitamos que continúe con su tratamiento”, explicó.

Carlos y su familia intentaron por el camino de las medidas judiciales, pero, al encontrarse desempleado, no puede acceder a un abogado privado. Por eso, piden ayuda, de manera desesperada, para poder continuar su tratamiento.