Ocho años de cárcel por golpear brutalmente a la vicedirectora de la escuela de su hija

Un hombre recibió esa condena por haber intentado matar a golpes de puño y patadas en la cabeza a la directiva del colegio 503 de la localidad bonaerense de San Fernando.

18/07/2016
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

MinutoUno

MAS INFO SOBRE...

San Fernando

PALABRAS CLAVES

La pena recayó sobre Gustavo Daniel Garay, de 50 años de edad, quien había llegado al debate en libertad pero hace una semana quedó detenido por orden del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Isidro tras un adelanto de veredicto.

“Se trata de la primera vez que una persona que agrede a una docente en la provincia de Buenos Aires recibe esta condena ejemplificadora y por eso estoy contenta”, dijo a Télam la víctima, Cinzia Pellegrini.

“Tengo muchas ganas de volver a ser la que era pero sé que eso es imposible, yo recibía a los papás y hoy por hoy no tengo la capacidad de estar sentada con alguien porque no sé quién está enfrente mío dado que no hay un solo Garay. La realidad es que violentos hay un montón”, expresó la mujer de 51 años, quien desde el día del ataque no regresó al colegio ni al distrito de San Fernando.

Pellegrini aseguró que es común que en las escuelas donde generalmente trabajan mujeres los hombres las agredan o amenacen sólo por esa “condición”. Además, contó que en los próximos días deberá someterse a una nueva cirugía para que le coloquen unas placas que sustituirían al hueso occipital que perdió a raíz de los golpes que sufrió.

En tanto, el abogado dijo a Télam que los jueces lo condenaron por el delito de “homicidio simple en grado de tentativa” y desestimaron que se haya tratado de un intento de “femicidio” como había pedido él y la fiscal Bibiana Santella.

El hecho ocurrió el 3 de marzo de 2015 cuando el acusado llevó a su hija al primer día de clases. De acuerdo a otras madres que declararon durante el debate, cuando ella salió él le preguntó si una maestra la había golpeado, a lo cual le respondió que “no”.

Sin embargo, Garay pidió hablar con una autoridad del colegio por lo que la vicedirectora Pellegrini intentó mantener un diálogo con el padre, quien inmediatamente le dio una trompada que le fracturó el pómulo izquierdo y, al caer contra el piso, también le fracturó el derecho.

Según los testimonios desarrollados en el juicio, el detenido comenzó a golpearla en la cabeza con sus borceguíes con punta de acero hasta que otras maestras y porteras de la escuela pudieron rescatarla.

La fiscal y el abogado de la víctima coincidieron en que Garay se aprovechó que eran “todas mujeres” y perpetró el hecho mediante “violencia de género” con la “clara intención de matarla”, aunque éste agravante fue desestimado por los jueces.