“Me dijo que me iba a matar como a un perro”

Verónica tiene 44 años y hace 11 que es víctima de violencia de género. Tras vivir en el infierno dentro de su propia casa, se animó a decir basta. Hoy teme por su vida y por la integridad de su familia.

20/04/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Quilmes

PALABRAS CLAVES

“Esto me viene pasando desde hace más o menos 11 años”, recordó Verónica Nicora, reconocida por su tarea solidaria con aquellos que más lo necesitan. “Siempre traté de apaciguar las cosas porque era una persona que, al principio, demostraba ser una súper tranquila. Estudiamos juntos la carrera de enfermería y empezaron los problemas cuando yo empecé a trabajar, por temas de celos, ahí empezaron los golpes”, explicó en diálogo con SN Online.

Al principio ella justificaba a su marido, asumiendo que su accionar se debía a los celos y lo perdonaba creyendo que esa era la mejor forma de preservar a su familia. “Más de una vez me desfiguró la cara, no me dejaba salir para pueda ir al médico ni nada, me curaba en mi casa, y así fueron pasando los años hasta que un día me pegó muy fuerte, se le fue la mano, me fisuró dos costillas y ahí se me produjo un nódulo mamario, que me llevó a tomar pastillas oncológicas durante un año”, relató.

Verónica contó que frente a los médicos inventaba excusas, decía que habían querido robarle en la calle para justificar los golpes, pero esto no bastaba, su pareja buscaba motivos para discutir cada día y la aisló de su círculo social y su familia para ocultar qué era lo que pesaba dentro de su hogar. “Me pasaba de no tener ganas de tener relaciones sexuales y él me agarraba y me forzaba a tener relaciones porque yo era su mujer y no podía negarme. Y yo me tenía que quedar quieta, me la tenía que bancar”.

En una ocasión, hace más de un año, debido a que el hombre, que era diabético e insulino-dependiente, se dio una sobre dosis de insulina, tuvieron llamar a los bomberos para que traigan a una ambulancia, ya que el SAME no llega a la zona. Frente a los oficiales de la Policía, el hombre insultó y golpeó a su mujer, situación que quedó registrada en una denuncia. Esa semana, el agresor no fue a trabajar para evitar que ella fuera a declarar. La denuncia quedó archivada.

En medio de este calvario, hace tres días, Verónica tomó la decisión de enfrentarlo durante una discusión en la que él le escupió la cara. “Yo lo enfrenté y le dije que se había terminado, que no daba más, tengo 44 años y ya pasé demasiadas cosas. Él me amenazó mal, me dijo que me iba a matar como a un perro, adelante de todos los vecinos. Adelante de toda la gente empezó a gritar 'miren lo que me hace, llama a la policía', pero yo ya no daba más”, expresó.

“Nosotros estamos pidiendo todo tipo de protección porque él me está amenazando con que me va a matar. Necesito seguridad, que me apoye el juzgado porque yo hoy lo estoy contando pero no sé mañana qué puede pasar. Yo le decía a mi abogado que tengo la seguridad de que él me mata”, concluyó.


PODÉS SEGUIR LEYENDO...

Quilmes

19:22 | Policiales

Cae una banda narco en Wilde