María Laura Torre: "Hay un ánimo de no inicio de clases"

La secretaria gremial de SUTEBA puso en duda el retorno a clases tras el receso invernal ante la profundización del plan de lucha de los docentes al cumplirse más de 75 días sin ser llamados a negociar la paritaria.

09/07/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Provinciales

PALABRAS CLAVES


El Frente de Unidad Docente (FUD) realizará asambleas el próximo 10 y 11 de julio para definir la continuidad de las medidas de fuerza ante la falta de respuestas de la Gobernadora María Eugenia Vidal por la reapertura de la paritaria.

La última reunión con las autoridades del Gobierno bonaerense fue hace más de 75 días y, desde entonces, el panorama es incierto para los docentes de toda la Provincia que decidirán en la semana si lanzan un paro tras las vacaciones de invierno.

“No me quiero adelantar, pero uno recorre las escuelas con los delegados, y hay un ánimo de no inicio de clases”, aseguró María Laura Torres, secretaria gremial de SUTEBA, al programa Nenes de Antes en radio La Tribu.

En ese sentido, sostuvo que en las próximas asambleas se debatirá “cómo seguir” y se podrá énfasis en el “eje fundamental que es la profundización del plan de lucha”. “La calidad educativa está muy lejos ya de las palabras de la Gobernadora Vidal que le interesaba que los alumnos estén en las aulas. Hay un desconocimiento grande de lo que sucede en las aulas", disparó.

Además del reclamo salarial, los sindicatos de educadores precisaron a través de un comunicado que rechazan la “persecución a directores y supervisores; la infraestructura escolar deficiente; el traspaso de los Equipos de Orientación Escolar de las Escuelas al distrito; la reducción de horas en Educación Técnica; y la transferencia de los Centros de Formación Profesional al Ministerio de Trabajo”.

Por último, se refirió al episodio del viernes, en el que miles de docentes y trabajadores estatales se encontraron con que los sueldos no habían sido depositados por completo. La situación generó el llamado a la retención de tareas y encendió una alerta en los sindicatos.

“Hasta el día de ayer (sábado), teníamos compañeros que sólo cobraron dos mil pesos sin saber todavía por qué el resto no se había acreditado. Además, el salario que nos debían haber pagado es el que tenemos congelado desde diciembre de 2017. Es un desastre", sentenció.