Locales cerrados, el reflejo de la crisis en Ramos Mejía

Comerciantes alertaron sobre una fuerte baja en las ventas y el alto costo de los servicios públicos y alquileres. Además, los martilleros de la zona, si bien no se encuentran en estado de emergencia, advirtieron sobre el aumento de negocios vacíos.

07/06/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

La Matanza

PALABRAS CLAVES

La crisis económica, el aumento del dólar y las expectativas a la baja de los comerciantes hacen un combo que preocupa a vecinos y autoridades de La Matanza. En Ramos Mejía, una de las zonas más pujantes del distrito, comienza a naturalizarse el cierre de comercios y la creciente geografía con carteles de alquiler o venta, y otros, cuyos dueños cerraron contratos que tardan en concretarse. A eso se suma "el parate" en las ventas del que dan cuenta las inmobiliarias. 

Emanuel Gonzalo Julián Villalba, dueño de un comercio cuyo frente da a avenida Rivadavia y otro dentro de una de las galerías centrales, en declaraciones a SN Online, contó que la venta es "una lucha" porque "los gastos cada vez son más altos ". "No compensamos el poco público que tenemos de lunes a viernes con la buena actividad de los sábados", lamentó.



Además, explicó que la mayoría de los comerciantes está "muy comprometidos con los contratos (de alquiler) y las llaves, que son en dólares" "Hoy por hoy estamos en una época en la que trabajamos para mantener los costos fijos, porque la venta disminuyó bastante", sostuvo.

Claudia, dueña de un local ubicado sobre la avenida Rivadavía, subrayó: “Se nota mucho la baja en el comercio, de hecho nos vimos en la obligación de disminuir personal y bajar los márgenes de ganancias para sostener el nivel de ventas. Se mantiene el nivel de actividad del año pasado, lo que implica una baja en las ganancias porque nos aumentó todo, alquiler, servicios, salarios".  

En tanto, Rubén, otro comerciante, consideró que la "crisis se siente": "Sobre todo porque nosotros intentamos sostener los mismos precios pero nos aumentaron el alquiler, los insumos, los salarios e impuestos".

Inmobiliarias, alquileres y propiedades 

Por su parte, los martilleros de la zona se dividen entre aquellos que empiezan a preocuparse porque la crisis afecta a la venta minorista y, por ende, golpea a algunos centros comerciales que en los últimos diez o quince años se desarrollaron al calor de la recuperación económica de la Argentina, y los que creen que la situación crítica es temporaria. 

"En el centro de Ramos, no se siente tanto el problema, pero sí, hubo fuertes quejas de los inquilinos por el aumento en las facturas de luz", analizaron de la inmobiliaria Lauría Propiedades. 

En términos generales, de acuerdo a los profesionales consultados, el "parate" en las ventas de propiedades se debe al temor a la suba del dólar, que a su vez genera aumentos en la economía diaria, y por consiguiente en los créditos UVA, que habían dinamizado al sector en el último año.    

"La actividad se mueve en un 90 por ciento por préstamos, por consiguiente, las operaciones tardan en materializarse unos dos meses aproximadamente.  Nosotros tenemos un horizonte complejo porque si bien ahora se concreta lo que se firmó hace dos meses, no tenemos operaciones para el futuro inmediato", explicó el martillero Arturo Ter Akopian.

Otros actores del mercado, si bien coincidieron en que existe una baja en las ventas, explicaron que se sostiene el mismo nivel de alquileres en el centro comercial. En tanto, en las periferias (apenas a dos y tres cuadras de la estación), la situación "es muy distinta". "Los dueños de los locales subieron los alquileres, y no hay quien pague ese valor porque los comerciantes no pueden cubrir los costos, y aquel que tiene los recursos prefiere comprar Lebacs, que es una inversión más rentable y menos riesgosa", concluyeron.