Las fuerzas de seguridad podrán utilizar armas de fuego ante cualquier "peligro inminente"

De acuerdo con el nuevo protocolo, los efectivos de seguridad podrán responder con el uso de armas de fuego a situaciones que pueden ir desde la defensa propia hasta la intervención para frenar un hecho delictivo o impedir la fuga de un presunto delincuente.

03/12/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Nacionales

PALABRAS CLAVES

Se trata de un documento redactado por la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y publicado hoy en el Boletín Oficial que habilita el uso de armas de fuego en casi todas las situaciones de intervención frente a un hecho delictivo en el que, además, se redefine de manera amplia y flexible los casos de peligro inminente.

En esta línea, el artículo 2 del nuevo reglamento autoriza a las fuerzas de seguridad a emplear el uso de armas de fuego en casi todas las situaciones de intervención frente a un hecho delictivo: en defensa propia, para impedir la comisión de un delito, para proceder a la detención o para impedir la fuga. "Es lisa y llanamente, legitimar el gatillo fácil", advirtieron desde la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi)

"Con esta norma en vigencia, no sólo se multiplicarán al infinito los ya muy frecuentes fusilamientos de gatillo fácil, sino que sus autores materiales serán automáticamente impunes por imperio ministerial", alertaron desde la Correpi y advirtieron: "Es evidente lo útil que será para justificar represiones y asesinatos en movilización y manifestaciones populares". 

El protocolo, que lleva la firma del presidente Mauricio Macri, pone como condición el "peligro inminente", detallado en el artículo 4 de manera amplia:

- Cuando se actúe bajo amenaza de muerte o de lesiones graves para sí, o para terceras personas.

- Cuando el presunto delincuente posea un arma letal, aunque luego de los hechos se comprobase que se trataba de un símil de un arma letal.

- Cuando se presuma verosímilmente que el sospechoso pueda poseer un arma letal

- Cuando estando armado, busque ventaja parapetándose, ocultándose, o mejorando su posición de ataque.

- Cuando tenga la capacidad cierta o altamente probable de producir, aún sin el uso de armas, la muerte o lesiones graves a cualquier persona.

- Cuando se fugue luego de haber causado, o de haber intentado causar, muertes o lesiones graves.

- Cuando la imprevisibilidad del ataque esgrimido, o el número de los agresores, o las armas que éstos utilizaren, impidan materialmente el debido cumplimiento del deber, o la capacidad para ejercer la defensa propia o de terceras personas.

En este sentido, desde la organización contra la violencia institucional apuntaron: "Bastará que algún policía diga “me pareció ver alguien armado” o “vi un gesto que indicaba la inminente utilización de un arma” en la multitud para disponer de tiro limpio contra todxs". "Nunca ha sido tan evidente que la represión es política de estado, y que la impunidad es un atributo del poder", concluyeron.