La histórica cristalería El Progreso, al borde de la bancarrota

La empresa recibió facturas que superan los dos millones de pesos de servicio de gas. A eso se suman las de electricidad y agua que también registraron aumentos desmesurados. Se trata de una cooperativa que fue creada hace 71 años en Quilmes, y creó gran parte de las copas de vino que llegan a la mesa de los argentinos.

11/05/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Quilmes

PALABRAS CLAVES

La crisis lleva dos años y medio, coincide con la asunción del actual gobierno nacional. Sin embargo, el presidente del Consejo de Administración de la Cooperativa “El Progreso” de Quilmes, Walter Cortés, aseguró a SN Online que, “más allá de la situación actual, lo que importa es trabajar, sostener las fuentes de trabajo”. 

La Cooperativa, a diferencia de otras empresas, hace un trabajo artesanal con cada uno de sus productos, pero debe competir con mercadería proveniente de otros lugares del mundo donde los salarios y, sobre todo, el costo de la energía es muy inferior al de Argentina. 

“La empresa Metrogas nos envió facturas que en los últimos meses fueron de 100 mil, luego 200 mil y la última 300 mil pesos, pero la transportadora Metroenergía, nos cobra en dólares, o sea, sube el dólar y sube las tarifas. Acá se consumen 220 o 230 mil metros cúbicos de gas, y el metro cúbico cuesta 0.22 de dólares. En total la suma llega al millón y medio de pesos solo de gas”, explicó el cooperativista. 

A diferencia de otras historias acunadas a partir de la crisis del 2001, cuando infinidad de empresas quebraron y sus trabajadores debieron hacerse cargo del rol empresarial, “El Progreso” tiene una matriz originaria distinta, que comenzó con el trabajo de varios artesanos en el manejo del vidrio. 

“Esta fábrica fue creada el 20 de abril de 1947, por eso la razón social es ‘Primera Cooperativa del Vidrio, El Progreso Limitada’, toda una historia que hoy cobija a 204 familias, y que, bajo las condiciones actuales, va rumbo a dejar de ser rentable”, aseguró el dirigente. 

Por último, advirtió que “poco a poco van cerrando todas las empresas de este tipo porque no hay ganancia”. “En este momento, lo único que puede salvarnos es algún plan o un subsidio que nos permita superar la crisis, hacemos todo lo posible. Tratamos de ser originales e incluso le proponemos a nuestros clientes que vengan y diseñen sus ideas, nosotros las terminamos y le damos forma”, concluyó.