A puro bombazo, Quilmes festejó y complicó al Rojo y al Bicho

Con tres golazos desde larga distancia, el Cervecero le ganó 3 a 1 a Argentinos y salió de la zona de descenso. Así, profundizó la crisis del equipo de La Paternal, que viene en caída libre, y metió en líos a Independiente, que volvió a quedar entre los tres que hoy estarían perdiendo la categoría.

12/03/2013
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
PALABRAS CLAVES

Boom. Boom. Boom. Así sonaron en La Paternal los tres tremendos impactos que le permitieron a Quilmes ganarle un partido clave a Argentinos por 3 a 1 para terminar la fecha 5 afuera de la zona de descenso, lugar al que, nuevamente, cayó Independiente.

Un error en la salida de Luis Ojeda, arquero del Bicho, le permitió a Sebastián Romero marcar el primer gol del Cervecero, desde más de 40 metros, a los 32 minutos del primer tiempo. Y cuando Argentinos intentaba hacer pie para intentar una recuperación, llegó un segundo mazazo: a los diez del complemento, Wilfredo Olivera tomó un rebote a la salida del círculo central y sacó un furioso derechazo que se coló por encima de Ojeda.

Pareció recuperar la esperanza el Bicho con el descuento de Matías Martínez, a los 19. Y más con la expulsión de Juan Manuel Cobo, ocho minutos más tarde. Pero la ilusión se diluyó rápidamente y otra vez con un golazo desde afuera del área. Esta vez, por un delicioso tiro libre ejecutado con maestría por Jacobo Mansilla que se coló en el ángulo superior izquierdo.

Para Argentinos fue otro duro golpe en una caída que parece no tener fin (está último en la tabla y sumó un solo punto de los 15 disputados). Para Quilmes, en cambio, fue la confirmación de que va por el camino correcto. Y un enorme envión anímico de cara a lo que será el crucial choque ante Independiente del próximo fin de semana.