Claudia Ledesma denunció una nueva agresión de “la patota de Cariglino”

La mujer que denunció al intendente Jesús Cariglino por la muerte de su hija a causa de mala praxis en 2009 volvió a padecer amenazas. En esta ocasión, atentaron contra su domicilio cuando la custodia no estaba presente.

21/08/2013
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Malvinas Argentinas

PALABRAS CLAVES

Ledesma, quien lleva adelante una causa contra el jefe comunal por la muerte de su hija Melani a causa de la mala praxis en el centro de salud municipal “Claudio Zin”, de Pablo Nogués, sufrió decenas de amenazas y ataques en estos años.

En esta ocasión, su abogado, Jorge Cancio, denunció que sufrió un atentado contra su vivienda, la cual fue atacada a piedrazos. “La custodia policial no estaba y otra vez atentaron contra su casa”, señaló el abogado.

Según explicó Ledesma, mientras atacaban la vivienda “empezaron a gritarnos desde el pasillo que está al costado de mi casa, mientras los chicos lloraban del susto”. “Así como te hiciste la mala con Jesús, salí y da la cara”, fustigaban los agresores.

“Todo esto es responsabilidad de la fiscal (Silvia) Bazzán, que está al tanto de la situación y encubre todo lo que pasa. Cuando fui a hacer la denuncia, me dijo que termine con todo el puterío. Para ella, reclamar por la muerte de mi hija es eso”, reveló la víctima.

En esa línea, advirtió: “Cariglino podrá seguir torturándome, pero no me va a callar. Voy a seguir luchando para que se esclarezca la muerte de mi hija y para que esto no vuelva a pasar en Malvinas Argentinas”.

“Cualquier hecho de violencia que afecte a la familia Ledesma tiene como único responsable a Jesús Cariglino, porque el intendente desató una persecución política en su contra”, concluyó Cancio, el letrado.

A comienzos de julio, un desconocido la amenazó de muerte días antes que debiera presentarse a una rueda de reconocimiento para identificar a los agresores de un violento episodio en junio del 2012, cuando una patota asociada a Cariglino agredió físicamente a los familiares de Celeste Morales -una nena que murió en el hospital local Claudio Zin, por mala praxis- y los parientes de otras víctimas a causa del deficiente sistema de salud local.