Perpetua para matrimonio por matar a la amiga de su hija

Se trata de una pareja a la que la Justicia acusó de haber asesinado, en 2011, a una adolescente en la localidad matancera de Ciudad Evita. Antes, la víctima había tenido una discusión con la hija de los agresores a través de Facebook.

20/08/2013
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

La Matanza

PALABRAS CLAVES

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº 1 de La Matanza condenó a prisión perpetua a Cintia Aguirre y Gustavo González, matrimonio que estuvo ocho meses prófugo de la Justicia tras cometer el crimen de la adolescente Claudia Molina, de 16 años, a quien obligaron a pelear contra su hija en un confuso episodio que tuvo lugar en un barrio de monoblocks de la localidad matancera de Ciudad Evita.

Precisamente, ese cuerpo dictó el veredicto horas atrás, cuando señaló a los criminales como responsables del delito “Homicidio calificado por el número de intervinientes”.

En ese sentido, Marcela Molina, hermana de la chica asesinada, aseguró a SN Online que sus allegados están “satisfechos” con el resultado del proceso judicial. En concordancia, la mujer comentó: “Más allá de que a uno le cueste creer en la Justicia, hoy por hoy, tengo que decir que quedó demostrado que, cuando se quiere, se puede”.

Y agregó: “Por eso, podemos decir que mi hermanita está descansando en paz. Y, aunque el dolor no se va a ir, de esta manera se puede aliviar el pesar de la familia”.

En referencia a la presunta estrategia que la defensa de Aguirre y González encaró de cara al juicio -donde, según trascendió, se intentó hacer responsable a la hija menor de los acusados-, Marcela explicó a esta agencia que: “Era una jugada que quería hacer y les salió mal porque los testigos, en particular, mi hermano, expresaron lo que vivieron y su aporte fue definitivo; contaron todo tal cual fue”.

Es que, al momento del hecho, González se presentó armado en la vivienda de la víctima, donde redujo a Abel Molina, hermano de la chiquita asesinada. De esa manera, evitó que interviniera para detener la pelea entre las dos adolescentes, que fue arengada por los acusados, quienes terminaron matando a la chica con un arma blanca.