Violencia entre massistas y kirchneristas

Militantes de ambas fuerzas se cruzaron el viernes en un local partidario. Según denunciaron desde el Frente para la Victoria, una patota que responde al intendente Darío Giustozzi irrumpió con golpes y armas de fuego. De la vereda de enfrente, aseguran que todo responde a una “maniobra sucia de La Cámpora”.

29/07/2013
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

Diario del Sur del GBA

MAS INFO SOBRE...

Almirante Brown

PALABRAS CLAVES

Con motivo del homenaje de un nuevo aniversario de la muerte de Evita, desde el FpV relatan que un grupo de militantes se reunió en la sede del Consejo del Partido Justicialista de Almirante Brown para llevar a cabo un acto, pero fueron “golpeados y amenazados de muerte con armas de fuego” por parte de una patota.

Entre los agredidos se encontraba el concejal kirchnerista y referente de Carta Abierta Mariano Grandoli, quien radicó una denuncia ante autoridades policiales. Según afirman desde las filas K, poseen material fotográfico que probaría la presencia de familiares directos del jefe comunal durante los desmanes.

La reyerta se inició el viernes por la tarde, a metros de la Municipalidad, cuando irrumpió en la escena un grupo de aproximadamente 50 personas “que comenzaron a proferir a amenazas y a exhibir armas de fuego con el fin de impedir el normal desarrollo del homenaje”.

De las amenazas, la patota que desde el kirchnerismo endilgan al jefe comunal pasó a la acción, apelando a los “golpes de puño y patadas hacia los militantes, en su mayoría mujeres”, que ya habían comenzado a desconcentrarse por pedido del candidato a primer concejal Mariano Cascallares.

Desde el Frente Renovador negaron la versión K y atribuyeron los incidentes a “típicas maniobras sucias de campaña organizadas por La Cámpora para intentar ensuciar a todo aquél que se anima a enfrentarlos”.

“Lo que ocurrió es que trajeron cinco colectivos con más de 150 personas, la gran mayoría ajenos al Distrito, y que algunos transeúntes reconocieron a varios como pertenecientes a municipios vecinos como Lomas de Zamora, se bajaron intempestivamente y comenzaron a insultar y agredir a unos pocos compañeros que se encontraban indefensos en la sede del peronismo local, en su mayoría mujeres. Venían con claras intenciones de tomar la sede de la agrupación del intendente Giustozzi”, precisaron a través de un comunicado.