Indagarán a un funcionario penitenciario por falta de cámaras en un pabellón

La imputación fue formulada por el fiscal ad hoc de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Claudio Pandolfi, tras la instrucción de una causa que fue delegada por el Juzgado en la Fiscalía Federal N°1 de Lomas de Zamora. El imputado, segundo jefe de la División Seguridad Interna de la Unidad Residencial I, deberá presentarse en el juzgado el próximo 25 de agosto.

20/07/2016
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

Info Región

MAS INFO SOBRE...

Ezeiza

PALABRAS CLAVES

El juez federal de Lomas de Zamora, Alberto Santa Marina, hizo lugar al pedido de la Fiscalía y convocó a prestar “declaración indagatoria por incumplimiento de los deberes de funcionario público” a un subalcaide de la cárcel federal de Ezeiza, quien “permitió y consintió que reclusos incluidos en el régimen de resguardo para las personas en situación de vulnerabilidad sean alojados en un pabellón que carece del sistema de toma de imágenes de video en forma permanente, un requisito esencial prescrito en el protocolo que rige en esos casos”, informaron desde Procuración.

La Fiscalía indicó que la inobservancia del Protocolo de Resguardo implicó también la violación de las Reglas Mandela y del Código de Conducta para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley. La imputación encuadró en el delito tipificado en el artículo 249 del Código Penal, que prevé “multa de setecientos cincuenta a doce mil quinientos pesos e inhabilitación especial de un mes a un año, para el funcionario público que ilegalmente omitiere, rehusare hacer o retardare algún acto de su oficio”.

En el marco de esta causa el fiscal ad hoc de la Procuraduría de Violencia Institucional, Claudio Pandolfi, señaló: “Con total conocimiento y voluntariamente, el imputado omitió alojar a personas incluidas en el Protocolo de Resguardo en un pabellón debidamente acondicionado para tal fin, y no sólo eso, sino que, a sabiendas de ello, permitió que se continúe alojando a detenidos en especial situación de vulnerabilidad en un pabellón que no reunía dichos requisitos, cuando en el Complejo Penitenciario Federal existen otros que cuentan con el sistema de circuito cerrado que el protocolo exige”.

La causa se inició por la denuncia presentada por un hombre detenido en el pabellón de la Unidad Residencial N°1 destinado a reclusos incluidos en el Protocolo para el Resguardo de Personas en Situación de Especial Vulnerabilidad. El hombre relató que al regresar de una consulta médica en un hospital extramuros, comprobó que durante una requisa realizada en la mañana del 30 de marzo de 2015 le robaron sus pocas pertenencias, le destrozaron otras y le rompieron copias de los habeas corpus que había presentado.

Al recibir la causa, la Fiscalía intentó esclarecer los hechos a través de la obtención de los registros fílmicos de esa zona del penal. Pero desde la Oficina de Hardware y Software de la cárcel respondieron por escrito: “No hay registros de filmaciones de la fecha solicitada en la Unidad Residencial I, debido a que esta no cuenta con sistema de CCTV (circuito cerrado de televisión)”.