Ganó el Gallo y es puntero

En un partido cerrado y ante un duro rival, el Deportivo Morón ganó por la mínima ante San Telmo y de esta manera se afianza en la punta de la Primera B Metropolitana, a falta de tres fechas de finalizar la primera rueda. En la próxima fecha visita al clásico rival, Almirante Brown.

30/11/2016
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

Club Deportivo Morón

MAS INFO SOBRE...

Morón

PALABRAS CLAVES

Diez años pasaron desde la calurosa tarde del 25 de noviembre de 2006, cuando el Gallo le ganaba, en el viejo Francisco Urbano, a Almirante Brown, por uno a cero, con gol de Mauro Conocchiari, para poder ver, nuevamente, a Morón líder de un campeonato. Diez años y cuatro días, para ser exactos, para que el equipo que dirige Walter Otta, escale a la cima del torneo en soledad y en la antesala del siempre esperado cotejo ante los de Isidro Casanova.

Casi 90 minutos tuvieron que esperar las almas de los hinchas que se acercaron al Nuevo Francisco Urbano para gritar con el corazón y el deshago: un certero cabezazo de Javier Rossi, a los ‘41 del segundo tiempo, luego de un preciso tiro de esquina de Gerardo Martínez. Fue con el “tiro del final”, en un partido que debió haberlo ganado desde mucho tiempo antes y sin tanto sufrimiento, ante un rival al que superó todo el partido.

Luego de un comienzo impreciso con la pelota en los pies, con el correr de los minutos el grupo de Otta iría adquiriendo la imagen que ya constituye su “marca registrada”, de balón pegado al piso, la utilización de las bandas para generar el desborde y desequilibrio en la última línea rival, con un rengo Díaz intratable y piedra angular de este equipo.

Sin embargo, un poco por falta de puntería en el área del candombero y por una noche inspirada de la defensa y el arquero visitante, el Gallo se retiró al descanso con un empate en cero, con gusto a poco para todo lo que había generado y buscado, con un Matías Pardo imparable, punzante y solidario, que partido tras partido se va consolidando y erigiéndose en titular indiscutido, y que frente a San Telmo constituyera la figura del encuentro.

En el segundo tiempo, el dominio de terreno y balón, por parte del local, transformó en un monólogo el encuentro donde había una clara intención de los dos lados: uno atacaba, el otro, defendía. Así, los dirigidos por Jorge Franzoni, se cerraban en defensa, con dos líneas de cuatro bien marcadas, fundamentalmente a partir de la expulsión de Héctor Buzzi, el volante central de Telmo, por una entrada fortísima y peligrosa contra Rodrigo Díaz que, lejos de generar su segunda amonestación en el partido, debió haber requerido la misma exclusión, pero por efecto de una roja directa.

Así fue que con la punta del campeonato al alcance de la mano (tras la igualdad más temprano de Atlanta), aunque con el marcador aún en cero, y lejos de insistir para quedarse con los tres puntos, logró conservar la paciencia necesaria para apostar a lo que viene demostrando partido tras partido e ilusionar al corazón del Oeste.

Y el premio llegó, un poco tarde, pero las gestas heroicas se dan de esa manera: a ‘4 del final del encuentro, con un gran cabezazo del “Bicho” Rossi, luego del córner de Martínez, para colocarla bien lejos del alcance de Sergio Matinella, a media altura, sobre su palo izquierdo, y hacer delirar a un Morón que desde hace una década, ha venido soñando con este momento único.

Luego del pitazo final y la algarabía desatada, tanto en el césped como en las tribunas, quedó para el recuerdo las cinco o seis situaciones netas de gol -incluido un tanto legítimo de Nicolás Gásperi, promediando el complemento, que Martín Gonaldi, árbitro del encuentro, anuló- y los desajustes en la definición con los que Otta deberá trabajar para el próximo encuentro ante el Mirasol, en el Fragata Sarmiento.

Ganó Morón y es único líder del torneo de la Primera B Metropolitana, algo que no sucedía desde aquella tarde calurosa del 25 de noviembre de 2006, en el viejo Francisco Urbano, cuando con gol de Mauro Conocchiari, el Gallo derrotaba por la mínima a Almirante Brown, el próximo rival, tras centro de Félix Benito, actual ayudante de campo de Walter Otta.

Tal vez por esas raros designios del destino, quién sabe…


PODÉS SEGUIR LEYENDO...

Morón

11:43 | Deportes

Un partido menos, un punto más

Morón

13:24 | Deportes

Dos gallos realmente locos