El Gallo dio vuelta el resultado y le dio un golpe al campeonato

Con una gran remontada y el aguante final, el conjunto de Walter Otta derrotó a Agropecuario de Carlos Casares, uno de los líderes del campeonato, y cortó una racha de cinco partidos sin triunfos.

28/11/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Morón

PALABRAS CLAVES

Sin dudas, el Deportivo Morón es un equipo que se hace fuerte ante la adversidad. Ayer fue una muestra más de ese plus que demuestran los jugadores cuando el destino se vuelve cuesta arriba.

El Gallo, que llegó al enfrentamiento con el Sojero con varias ausencias por lesión, recibió el impacto a la salida del vestuario a través zapatazo inatajable de Brian Blando se coló en el ángulo derecho de Milton Álvarez.

A partir de allí, empezó otro partido. El trámite que Otta imaginó y trabajó en la semana quedó de lado y el equipo, necesitado de puntos que lo hagan salir de la zona roja de la tabla, tuvo que salir a buscar el partido de otra manera.

Para la tranquilidad de todo el Nuevo Francisco Urbano, la parda no tardó demasiado. A los 20 del primer tiempo, se produjo la mejor jugada colectiva del partido. Una apertura de Paredes para Guzmán, que llegó por la derecha, la jugó al medio, Brito distrajo la marca y por detrás de todos apareció Lillo para igualar el cotejo.

Luego del gol, los del Oeste parecieron recuperar la memoria y mostraron destellos del buen fútbol que los catapultó a la presente categoría. Se adueñó de la pelota y nueve minutos después, llegó el segundo a través de Brito luego de una gran asistencia de Giménez.

El buen juego pareció haber quedado en el descanso ya que, en el complemento el trámite se ensució. Agropecuario fue a buscar, sin generar mucho peligro, el resultado que lo devolvía a la cima de la tabla, mientras que el Deportivo lo aguantó con sus armas.

El resultado fue 2-1 para los locales y cortó una racha de 5 cotejos sin alegrías. El Gallo sigue hundido en los promedios, pero la victoria hace resurgir las esperanzas.