Dos mujeres envenenaron a un preso y al policía que lo custodiaba

El hecho ocurrió en el Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela. Las detenidas fueron a visitar al recluso que se encontraba internado tras sufrir una descompensación en la cárcel del distrito y le llevaron dos gaseosas pomelo adulteradas. Las víctimas están internadas en grave estado.

15/03/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

24 Con

MAS INFO SOBRE...

Florencio Varela

PALABRAS CLAVES

Según informaron fuentes policiales, todo comenzó este martes cuando María Alejandra Pérez visitó a su pareja, Emilio Alé, un pirata del asfalto que cumple su condena en la Unidad Penal 23 de Florencio Varela.

Ese día, la mujer de 40 años le ofreció una bebida al convicto. A las pocas horas éste se descompensó y debió ser trasladado al hospital Mi Pueblo, también ubicado en Florencio Varela, donde fue asistido por los médicos y quedó internado con custodia.

Durante su internación, la pareja de Alé se presentó en el centro médico junto a una amiga y, además de pedir ver al enfermo, le entregó a los penitenciarios dos botellas de gaseosas de 600 mililitros y les indicó que una era para ellos y la otra para el recluso.

Después de beber, el detenido le ofreció de la gaseosa envenenada al agente penitenciario Federico Ferreira y rápidamente los dos comenzaron a convulsionar. Ambos fueron trasladados a la sala de terapia intensiva donde continúan hasta hoy.

Por el hecho, las dos sospechas fueron demoradas por el personal policial en el propio hospital y ante la consulta judicial correspondiente, quedaron detenidas acusadas de “doble tentativa de homicidio”.

Además, la policía incautó y preservó para análisis de laboratorio la botella de "Paso de los Toros" pomelo que a simple vista presentaba en el fondo restos de alguna sustancia ajena a la propia bebida.

La causa originalmente quedó a cargo de la fiscal de turno, pero luego pasó a manos de Marcelo Sellier, de la UFI 9, quien investiga delitos en el ámbito carcelario.