Crece la tensión entre la familia del rugbier fallecido, la URBA y el Berazategui Rugby Club

La entidad organizadora pide prudencia y deslinda responsabilidades, mientras que los allegados a la víctima sugieren irregularidades en el apto médico y en la inclusión de jugadores en las listas de buena fe. En tanto, desde la institución deportiva piden que el caso no se convierta en escándalo.

05/09/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

24 Con

MAS INFO SOBRE...

Berazategui

PALABRAS CLAVES

La muerte de Gonzalo Castro cala hondo en el deporte y dejó al descubierto las falencias de un deporte amateur en este tipo de situaciones. Es que, hoy, tres días después de su absurdo fallecimiento, sobrevuela una incertidumbre, entre palabras cruzadas, informaciones que se creían ciertas y que hoy son hipótesis, y la falta de respuestas ante la tragedia.

El primero en poner dudas sobre el hecho fue Alejandro Duchini, tío del joven, quien, desde su blog, hizo circular una versión que envuelve a todas las prácticas deportivas no profesionales y que indica que Castro “no tenía apto médico o jugó con nombre de otro”.

Al mismo tiempo, la propia familia reclaman prudencia en la información que trasciende en los medios y echaron por tierra que el joven haya salido del campo del juego por un golpe en el tórax propinado por un rival en una acción típica de juego.

Por su parte, desde la Unión de Rugby de Buenos Aires, también pidieron calma. El vocero de la entidad, Guido Ratti, afirmó en consecuencia: “Recién ayer se juntó el Consejo Directivo y hasta que no haya información real no vamos a decir nada. Nosotros tenemos una responsabilidad enorme en esto y no vamos a hablar de las causas de la muerte de Gonzalo hasta no tener los resultados de la autopsia".

Gonzalo Castro, jugador de Intermedia de Berazategui Rugby Club, murió el sábado como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio luego de sufrir convulsiones en el encuentro que su equipo jugó ante Floresta RC en el predio AEFIP de Ciudad Evita.

El joven, que acababa de cumplir 20 años, volvía a jugar después de un año de inactividad por una lesión en la rodilla.