Continúa grave la mujer policía que fue atropellada por un conductor ebrio

Se trata de Erika Perezlindo, de 25 años, integrante de la Fuerza de Seguridad de Pilar, quien fue embestida, junto a Juan Molina, de 43, chofer de la Guardia Urbana, cuando ambos asistían a las víctimas de un siniestro vial en cadena producido en plena Autopista Panamericana. El chofer fue detenido.

21/11/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

Pilar a Diario

MAS INFO SOBRE...

Pilar

PALABRAS CLAVES

El hecho sucedió el domingo, en las primeras horas de la mañana, a la altura del kilómetro 46,400 de la mencionada autovía, luego que se produjera un siniestro entre tres autos (dos VW Gol Trend y un Honda City). En este caso, los dos conductores de los VW Gol dieron positivo en el control de alcoholemia.

Perezlindo y Molina prestaban colaboración en el siniestro sobre el carril rápido con móviles cruzados y conos visibles que alertaban el accidente y ordenando el flujo vehicular, cuando apareció un VW Gol a gran velocidad. Sin detenerse, el auto esquivó el primer móvil e impactó de lleno contra ellos.

Ambos quedaron tendidos sobre el asfalto, mientras el agresor, que intentó escapar de la escena, fue perseguido por otros patrulleros. Al mismo tiempo, otros policías ayudaban a los heridos.

El agresor llegó hasta el puente de la calle Florida y volvió a subir a la autopista, mano a Provincia, pero en un momento perdió el control del auto hacia la banquina. Sin resignarse, se bajó del vehículo e intentó escapar corriendo, hasta que finalmente fue detenido.

Los heridos fueron traslados de inmediato al Hospital Sanguinetti de Pilar. El empleado municipal fue atendido allí y trasladado a un hospital de Tigre con fracturas de costillas y una pequeña lesión en la pleura, aunque ya estaría fuera de peligro. Cuando se reponga, necesitará un mínimo de tres meses de rehabilitación.

Por su parte, la agente de la policía local, mamá de dos nenas, sufrió severos traumatismos en el cráneo y aplastamiento torácico. Además, tiene politraumatismos varios y fractura de cúbito y radio izquierdos.

La mujer se encuentra en el centro médico Fitz Roy de CABA y su estado es de suma gravedad. Durante la tarde del domingo, la mujer fue operada para descomprimir el hematoma craneal. Los médicos informaron que pasó una buena noche, lo cual es un indicio positivo, pero continúa en estado reservado. En tanto el lunes permaneció estable.

De acuerdo a lo que indicaron fuentes de la Policía, el conductor, identificado como Diego Gabriel González de 33 años, tenía 1,99 mg de alcohol en sangre en el momento del hecho. Quedó detenido a consideración de la UFI 3 a cargo de María Inés Domínguez.