Comparan las condiciones laborales de Peugeot Citroen con Vaca Muerta

Dirigentes del Partido Obrero denunciaron hoy que el Gobierno intenta intensificar la flexibilización laboral en Peugeot-Citroen, visitada días atrás por el presidente Mauricio Macri.

20/03/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Nacionales

PALABRAS CLAVES


La denuncia, realizada a través de un comunicado de prensa, compara el modelo laboral utilizado por el Gobierno de Cambiemos en Vaca Muerta con el que se propone imponer en todo el país, a partir de implementarlo en la planta de Peugeot-Citroen de Tres de Febrero.

"Hoy Macri utiliza la bandera de la flexibilidad laboral, el proyecto que se ha aplicado en Vaca Muerta y acá también, es la comparación que nosotros hacemos, porque Peugeot-Citroen es la bandera de la flexibilidad laboral", aseguró a SN Online Antonio Ramírez, ex trabajador de la fábrica.

Además, manifestó que la mayoría de los trabajadores se "encuentran atemorizados, tienen miedo de perder su empleo, hay aprietes para que renuncien, para que acepten el retiro voluntario, y ese planteamiento que se hacía desde el 2008, ahora, en los últimos períodos, es mucho más fuerte".

Según relata la dirigencia del PO, la visita del presidente Mauricio Macri, la semana pasada, a la planta de El Palomar de la empresa PSA Peugeot Citroen, donde llevó a cabo el anuncio de una inversión de 320 millones de pesos, se dio en el marco de un "acuerdo firmado con las automotrices con el aval de SMATA y de la UOM". 

El Gobierno propone, en el acuerdo, un plan para producir un millón de autos por año, "mientras la industria automotriz es golpeada por las suspensiones y los despidos (Toyota, Ford, Wolkswagen, General Motors)".

Según el comunicado, la presencia del jefe de estado en Peugeot es una buena explicación de por qué el acuerdo automotriz fue analogado al de Vaca Muerta para la Industria Petrolera.

De hecho, la fábrica pasó de operar con 4000 trabajadores a tener 800. Pero los obreros reciben a diario presiones "para desarrollar objetivos de productividad infernales de la mano de condiciones laborales que convierten a la fábrica en un infierno de explotación", asegura el comunicado.