Cayó en Bolivia un violador serial prófugo

Se trata de Walter Brauton, un hombre que fue condenado a 40 años de prisión por reiteradas violaciones. Se había fugado en 2013 del penal de Ituzaingó, luego de drogar a un custodio en una salida transitoria.

22/11/2018
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Ituzaingó

PALABRAS CLAVES

Este miércoles, cerca de las 11.30, el Grupo de Inteligencia boliviano CEIP se puso en macha en la ciudad de Tarija, Bolivia. Le había llegado la hora al violador múltiple Walter Alberro Brauton Steimbach, quien logró permanecer prófugo por cinco años, luego de dopar al custodio que lo vigilaba en una salida extraordinaria de la prisión.

El violador fue interceptado por el grupo táctico en la calle San Marcos, entre Betanzos y esquina La Paz. No se resistió al arresto que coordinó, desde Argentina, la Policía Federal y en el que participó Interpol.

En Bolivia, Brauton había adoptado el nombre de Roberto Aguirre de La Quintana. Con el cambio de identidad, intentó enterrar su condena de 40 años por el delito de abuso sexual con exceso carnal, abuso sexual con arma de fuego y rapto. Cometió, al menos, nueve violaciones.

La captura contó, además, con la gestión del Comando de Recaptura de Evadidos (CUFRE) de la Secretaría de Seguridad de la Nación, un ente creado durante la gestión de la ministra de seguridad Patricia Bullrich, con el objetivo de disminuir la cantidad de prófugos en el país.

Brauton se había fugado el 17 de agosto de 2013, durante una salida extraordinaria del penal de Ituzaingó en el que estaba alojado. La Justicia de Morón le había concedido el beneficio para que el recluso visitara a su madre enferma una vez por mes.

Sin embargo, Brauton no buscaba más que la oportunidad de escapar. En una de esas visitas, colocó un somnífero en la comida que compartió con su novia y el custodio del Servicio Penitenciario bonaerense que lo debía vigilar. Ese día, el violador escapó con su novia, quien se entregó en 2015, pero que nunca reveló el lugar dónde había acompañado a Brauton.