Condenaron a 14 a駉s de prisi髇 a un joven por el crimen Luna Ortiz

Los delitos que recayeron sobre Isa韆s Villarreal fueron abandono de persona seguido de muerte y suministro de sustancias estupefacientes a t韙ulo gratuito. Si bien la familia ped韆 una pena mayor, aceptaron el fallo.

26/04/2019
enviar por mail imprimir Disminuir el tama帽o del texto. Aumentar el tama帽o del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Tigre

PALABRAS CLAVES

El juicio por la muerte de Luna Ortiz, ocurrido el 5 de junio de 2017, lleg a su fin ayer por tarde, cuando el Tribunal Oral Criminal Nro. 7 de San Isidro encontr culpable a Isa韆s Villarreal, de 29 a駉s.

Si bien la familia de la v韈tima hab韆 pedido que se lo juzgue por femicidio, los jueces lo condenaron por "abandono de persona seguido de muerte y suministro de sustancias estupefacientes a t韙ulo gratuito". La condena en la que concluyeron los letrados fue de 14 a駉s, pena fue menor a la que hab韆 pedido tanto la querella como la fiscal韆, aunque ambos terminaron acept醤dola.

Afuera del recinto, un cuantioso grupo militantes de organizaciones sociales, feministas y pol韙icas esperaban el fallo, que una vez hecho p鷅lico fue ampliamente celebrado. Sin embargo, hicieron hincapi en que hay m醩 responsables que deben ser juzgados por la muerte de Ortiz. 

El Tribunal orden investigar en ese sentido, ya que hay videos de c醡aras de seguridad en las que se ve a la v韈tima en Casino de Tigre acompa馻da de otros varones j髒enes, adem醩 de Villareal.

El hecho

El 2 de junio del 2017 Luna Ortiz, de 19 a駉s, hab韆 salido a una entrevista de trabajo en la
localidad de Benav韉ez y no regres. La joven fue encontrada muerta al otro d韆 en una casa en Don Torcuato.

La familia junto a su abogada sostuvieron a lo largo de todo el proceso que en las pericias hab韆n las lesiones compatibles con relaciones sexuales no consentidas, pero las mismas no fueron consideradas.

En tanto, Villareal le cont a los investigadores que a Luna la conoci circunstancialmente y que consumieron drogas y alcohol durante la noche, y que, al d韆 siguiente, cuando despert, la joven ya estaba muerta.