Amenazan a familiares de Milagros Cejas, la niña acribillada por una banda

La familia de la menor de 14 años que fue asesinada por una banda en su casa de la localidad de Canning, pide justicia y denuncia amenazas de los agresores y complicidad de la Policía.

23/11/2017
enviar por mail imprimir Disminuir el tamaño del texto. Aumentar el tamaño del texto.
FUENTE

SN Online

MAS INFO SOBRE...

Esteban Echeverría

PALABRAS CLAVES

En diálogo con SN Online, Araceli, militante de Furia Feminista, contó que este martes realizaron un corte de calle junto a familiares y amigos de Milagros Cejas en la estación El Jagüel, para visibilizar el reclamo de justicia. La niña fue asesinada cuando una banda, que responde a la familia Navarro, según denunciaron, ingresó a su casa y la acribilló. Varios hombres fueron detenidos pero aún hay acusados prófugos.

El corte duró “más de una hora”, pero “apareció una camioneta de Infantería que quiso pisarnos a mí, a mi compañera y a la hermana de Milagros, que estábamos paradas al frente”, denunció Araceli y agregó: “Como veían que no nos íbamos a correr, uno de ellos se bajó, nos amenazó con un palo y empezó a tirar tiros al aire, sin tener en cuenta que el corte estaba conformado en su mayoría por mujeres y por niños”.

Luego de este violento episodio, los manifestantes marcharon hacia la comisaría 4ta. de Canning, donde fue radicada la denuncia, y ahí realizaron un nuevo corte sobre avenida Mariano Castex al 1300. “En la comisaría estaba la misma gente que nos disparó, nadie salió a hablar”, afirmó.

Araceli contó, además, que la hermana de Milagros, Silvia Cejas, fue amenazada en varias oportunidades por los responsables del violento asesinato. “El día que velaron a Milagros, la Policía les prometió que iban a tener seguridad, cosa que no sucedió. Y ese mismo día, Silvia recibió un llamado de un número privado, que le decía: ‘La próxima en desaparecer vas a ser vos’. El padre de ella también recibió un llamado, intentando que dejen de querer averiguar qué fue lo que pasó”.

El conflicto

“El conflicto inicia días anteriores al 10 de noviembre. Silvia Cejas sale de testigo porque uno de los Navarro apuñaló a un chico de 20 años en frente de su casa”, detalló la militante y apuntó: “Salió de testigo con la promesa de la Justicia de que no iban a revelar su identidad. Al otro día los Navarro ya sabían que ella había sido testigo”.

A partir de ese momento, según relató Araceli, “hubo una serie de conflictos” que involucraron amenazas y agresiones. “Silvia estaba desesperada porque sabía que son gente peligrosa, que estaban ligados a la venta de drogas. Por eso ella pedía ayuda a la Policía, iba y le decían que no iba a pasar nada”.

“Claramente hay una complicidad con la Policía y claramente a Milagros la mata la propia Justicia porque ellos venían reclamando y pidiendo ayuda, pidiendo que hagan algo porque a esta gente el barrio le teme y terminó pagando una nena de 14 años por ser pobre, por ser vecina de un barrio de emergencia”.